1 día en la Córdoba Árabe, Judía y Romana

Hola a todos los que siguen el Blog de los Yuyis

No podemos estar más felices y más orgullosos de haber visitado esta hermosa y vecina ciudad andaluza que es Córdoba!! Ha sido una escapada corta, de tan solo un día, pero !! VAYA DÍA !! que pasamos. Nos empapamos al máximo  y nos perdimos por sus calles, visitamos todos los rincones emblemáticos, a falta de la Sinagoga, que lamentablemente no pudimos visitarla porque cerraba pronto los domingos.

Pusimos rumbo sobre las 9:15 de la mañana desde Granada a Córdoba. Mas o menos son 2 horas y 10 minutos en coche si no haces ninguna parada por el camino, cosa que nosotros sí hicimos para desayunar y descansar. Mas o menos para las 12 menos algo de tarde aparcamos el coche justo detrás del Puente Romano de Córdoba. cerquita del Hotel Hesperia, que nos sirvió para guiarnos hasta un punto donde pudiéramos aparcar sin ningún problema.

Efectivamente aparcamos rápido y nada más bajarte del coche resulta que ya estás asombrándote con la primera maravilla que esta ciudad te presenta. El maravilloso Puente Romano de Córdoba te da la bienvenida y te hace cruzar el rio Guadalquivir si quieres adentrarte en esta ciudad árabe y romana. Su Torre de la Calahorra nos saluda antes de entrar en el puente.

Como nota curiosa y para los amantes de la serie Juego de Tronos, decir que este puente ha sido llevado a la ficción en dicha serie y se puede ver en el tercer capitulo de la quinta temporada.

Resultado de imagen de puente romano cordoba en juego de tronos

En la ida no nos paramos mucho a contemplarlo ya que íbamos un poco tarde y muchos sitios cerraban al medio día por ser domingo. Teníamos todo el recorrido de vuelta para pararnos a enamorarnos un buen rato. Menos mal que nuestro próximo lugar a visitar estaba cerquita de este hermoso puente romano.

Después de un ratillo en la cola, pasamos a ver el romántico y maravilloso Alcázar de los Reyes Cristianos. Mandado a ser construido por Alfonso xI en 1328, los yuyis estuvimos paseando por sus torres y sus jardines. He de decir que había bastante gente en algunas zonas y se hizo un poco agobiante el paso de un sitio a otro. Pero bueno, se disfrutó bastante esta visita porque sus jardines eran realmente maravillosos. Las albercas tenían muchas carpas que juntos a las flores hacían que aún más si cabe fuera más maravilloso.

El precio de la entrada a este Alcázar es de 4,5o euros por persona. Totalmente recomendado por nuestra parte si estáis pensando en visitar Córdoba.

Rápidamente y corriendo atravesamos la judería casi con la cabeza abajo porque queríamos verla más detallada pero el horario del Palacio de Viana nos tener que andar deprisa para poder visitarlo. Seguimos la ruta de atravesar la judería porque el GPS nos decía que era la ruta más corta.

El Palacio de Viana contiene 12 patios, 13 contando el de la entrada. En este palacio podemos hacer un gran recorrido de la historia de Córdoba y los patios cordobeses sin que tengas que salir del mismo edificio. Han sido 5 siglos de historia en estos hermosos patios. Pasamos uno a uno sin perder detalle de nada. Muchas fuentes y muchas flores y arboles como es característico en los patios cordobeses. También hay que decir que tiene un museo donde te puedes empapar bien de toda la historia de este palacio.

Esta visita tiene un precio que para nuestro gusto es un poco exagerado. Nos costó 5 euros la entra sin ver el museo ya que este era aparte. 5 euros solo era incluido los patios. La visita completa juntando patios y museo vale 8 euros. Te dan un mapa con información donde explican cada uno de ellos. Aunque el precio de la entrada es un poco cara si vienes a Córdoba es uno de los sitios que debes visitar.

Nos encanta Córdoba!!

Incluso la yuyi y yo comentábamos que se parecía a nuestra querida Granada. Se nota el paso de los Árabes por Córdoba también.

Justo después de esta visita buscamos un lugar para comer. De camino al Palacio de Viana habíamos visto un par de sitios muy chulos y de muy buen ver. Cuando paramos en uno sin saberlo, nos encontramos con otro punto que teníamos pensando visitar. Habíamos llegado al Templo Romano de Córdoba sin saberlo.

Nos quedamos un rato contemplando su belleza, pues los yuyis no estamos acostumbrados a ver construcciones romanas, mas bien árabes. Este templo fue dedicado al culto imperial y formó parte del Foro provincial junto a un Circo también.

Después justo de pararnos para asombrarnos con esta maravilla romana, decidimos de ir a comer a nuestra segunda opción la cual estaba en la zona de la Judería. Su cartel de la entrada ofreciéndonos una gran variedad de platos y menús, fue lo que nos invitó a conocer este restaurante.

Este restaurante llamado Bodega Taberna Rafaé no tenia ningún patio en su interior como viene siendo habitual en muchos de los bares y restaurantes de la ciudad de Córdoba. En estos restaurantes que incluyen patio en su interior suelen también ser acompañados de un espectáculo flamenco. La verdad es que pudimos ver algunos y eran muy bonitos.

Pero bueno, nosotros preferimos quedarnos en la Bodega Taberna Rafaé que nos habia llamado mucho la atención. Mucha variedad en sus platos y diferentes menús para coger fuerzas y seguir conociendo esta hermosa ciudad.

De entrante y para picar nos pedimos medio plato de jamón y medio de queso viejo ( los yuyis somos fans numero 1 del queso viejo ), una verdadera delicia que acompañamos con nuestro tintito de verano.

Justo después vinieron los dos platos que habíamos pedido. Hay que decir que para ser domingo y a las 15:00 de la tarde, el servicio salió que ni pintado. Los platos salieron rápido y el camarero estuvo atendiéndonos super bien toda la comida. La yuyi se pidió Salmorejo con Berenjenas y huevo y yo me pedí un plato de Flamenquín relleno de jamón, !!vaya Flamenquín!! junto con patatas y huevo.

Salimos muy contentos de este restaurante y ya estoy preparando mi valoración positiva en Tripadvisor y Facebook. Totalmente recomendados chicos!!

Al salir de comer fuimos corriendo hasta el plato fuerte de la visita a Córdoba, La mezquita!!

Buscamos la entrada para poder compras los tickets y nos adentramos en un hermoso patio de naranjos y acequias donde corría suavemente el agua. Desde dentro la torre alminar de la mezquita lucia incluso más linda que vista desde fuera. Justo debajo se encontraba la Puerta del Perdón.

La entrada nos costó 8 euros cada uno, la verdad es que no es caro para lo que nos íbamos a encontrar después. Una vez comprada la entrada esperamos en cola cerca de 10 minutos, no fue una gran espera. Mientras esperábamos para entrar pudimos admirar muchas vigas y tableros que dan una idea de la riqueza de unas maderas que hoy en día conservan un perfecto estado.

Estas vigas y maderas datan de la época de Alhaken II con más de 10 siglos de antigüedad.

Poco a poco fuimos entrando a esta hermosa catedral de Córdoba, y sin más preámbulos ni espera lo primero que tus ojos contemplan es esta hermosa imagen que os vamos a mostrar en la siguiente foto.

¿Impresiona verdad? no nos dio tiempo a hacernos una idea de donde podrían estar estos famosos arcos árabes. Nos los encontramos nada más entrar. La belleza se apoderaba a cada paso que dabas. Infinidades de arcos inundaban esta catedral. Reconozco que sentí hasta un cosquilleo por sentir esa sensación de asombro y sorpresa.

Nos perdimos caminando entre sus columnas y paseamos por todos sus rincones fotografiando y grabando toda la belleza que la mezquita de Córdoba poseía en su interior.

Justo en el medio se encontraba la capilla mayor y el crucero gótico y renacentista que construyeron los cristianos y españoles en 1.523. !!OTRA MARAVILLA!!

Fuimos conociendo la historia de la mezquita poco a poco, viendo sus hermosas capillas y empapándonos de todo cuanto veíamos. Sarcófagos cristianos cordobeses, tratados de arquitectura Hispanomusulmanes…

Recomendamos esta visita a la mezquita sin dudarlo. Nos dejó enamorados y volveremos a ir en cuanto podamos. Quizás porque nos toca por una parte también el habernos criado en una ciudad árabe como es nuestra Granada, nos sentimos como en casa.

Al salir de la mezquita y de camino a buscar un buen lugar para poder descansar y tomarnos un café nos encontramos con la puerta de san josé que nos encandiló con su auténtica belleza. No pude resistirme a una foto.

En nuestro camino por encontrar un sitio relajado para tomar un café, miramos en Tripadvisor que es uno de nuestros guías esenciales en cada escapada que hacemos, y encontramos el Sojo Cafe Ribera, a la orilla de río guadalquivir. Este lugar tiene 4 sobre 5 de valoración en esta app y nosotros lo recomendamos también. Vistas al puente romano y al río. Gran variedad de bebidas, tes, infusiones, cachimbas, dulces… !!Una delicia!!

De vuelta un poco al centro fuimos en busca de una heladería que la yuyi ya se había quedado con ella y no nos podíamos ir de Córdoba sin visitarla. Heladeria La Fontana. Una gelateria totalmente artesanales. La verdad es que estaban super hiper mega buenos!!

Con nuestro helado en la mano pusimos rumbo a ver nuestros dos último destinos. La Calleja de las flores y la Judería.

La Calleja de las flores como su nombre indica es una pequeña calle que está repleta de macetas con flores. Lo curioso es que todas esas macetas son azules y dan a la calle más hermosura si cabe. Es un sitio de gran interés y muy frecuentado por los turistas.

Por último paseamos por la Judería cordobesa. Buscamos nuestro imán de recuerdo para ponerlo en el frigorífico como siempre hacemos. Admiramos la artesanía que sus tiendas ofrecían y nos perdimos por sus estrechas calles. Nos recordaba un poco al barrio de el Albayzin de nuestra Granada.

La presencia de los judíos es casi tan antigua como Córdoba, llegados en tiempos en los que reinaba el Rey Salomón. Se creen que convivieron con los romanos por un tiempo.

Después de perdernos por la judería de Córdoba pusimos rumbo hacia nuestro lugar de partida. Cruzamos de nuevo el puente romano y admiramos por penúltima vez (que no última) esta ciudad que nos había enamorado. Sabíamos que nos íbamos pero que pronto volveremos a visitarla. Nos fuimos con la sensación de no querer irnos. Pero esto es lo bonito de los viajes y de conocer lugares nuevos. Algunas veces parece que el lugar te está pidiendo que no te vayas, que quieren seguir viéndote asombrado por cada rincón que visitas.

Con la luz de un hermoso atardecer decíamos hasta pronto a Córdoba. Volvíamos a nuestra Granada, ciudad hermana y vecina, con la que Córdoba tantos años a estado ligada en el pasado. Volvíamos a decirle a Granada cómo disfrutamos viendo a  Córdoba ciudad árabe judía y cristina, volvíamos para decirle a nuestra ciudad qué tiempo debieron ser aquellos en los que Córdoba y Granada eran sola una.

Hasta la próxima escapada amigos viajeros!! 

Esperamos que os haya gustado este post sobre esta visita express en un día a Córdoba. Podéis ver muchas más fotos y algún que otro vídeo también en nuestra cuenta de Instagram ( blogdelosyuyis )

UN SALUDO!!